Blogia
En algún momento tenía que decírtelo

El avance de la trama

[RECETAS EXPRESS PARA MEJORAR NUESTROS RELATOS, LXXXVIII]

No basta anunciar en el primer párrafo del relato lo que se desvelará al final; hay que desarrollar la trama y el conflicto (y, por tanto, el tema) a lo largo de todo el texto y sin interrupción.

El relato breve implica un aprovechamiento integral de los recursos. Introducir una acción o una secuencia o a un personaje por capricho o estética o como simple interludio significa desaprovechar los recursos, y suele señalar a un estancamiento de la trama, de modo que se corre el riesgo de que el lector deje de prestar atención, se disperse, se evada.

Los escritores de relato y novela estamos, en este sentido, muy mal acostumbrados. Por ejemplo, un guionista se cuida muchísimo de introducir cualquier secuencia en la que estrictamente no ocurra nada, o sea, en la que la trama no avance. ¿Por qué? Porque cuesta miles y miles de euros rodar cada secuencia, contratar a una serie de actores, pagarles un día de rodaje, etc.

Creo que, como escritores de relato breve, deberíamos tener una mentalidad parecida. Imaginad que cada personaje, escena o pasaje le costase miles de euros a la editorial (o lo tuvieseis que poner de vuestro propio bolsillo), y decidid luego si incluirlo o no.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres