Blogia
En algún momento tenía que decírtelo

Estética mal conjugada

Los niños han llegado de Asturias hace un rato. Una semana sin verlos es suficiente para percibir los cambios que el día a día borra de la percepción.

Mientras cenan, me quedo mirando a Ari. Tiene cara de sol.
—Estás guapísimo —digo, cogiéndole las mejillas—. Y has engordado.

Inmediatamente, Elmo se levanta de la silla, se planta frente al espejo, se palpa la barriga con preocupación y dice:
—Sin embargo yo he aflacado.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres